01 julio de 2021

CAN identifica tres cadenas regionales de valor para avanzar en encadenamientos


CAN identifica tres cadenas regionales de valor para avanzar en encadenamientos.
Pie de foto: la Viceministra de Comercio Exterior resaltó que las más beneficiadas con este sistema de producción identificado serán las micro, pequeñas y medianas empresas de la región.

Se trata de actividades productivas que representan una oportunidad en la pospandemia para las mipymes de los cuatro países de la Comunidad Andina.


Los sectores de alimentos para animales, productos de higiene personal y software fueron identificados, por la Comunidad Andina, como potenciales para avanzar en encadenamientos regionales de valor, lo que aportará a la mayor integración y a la conquista de terceros mercados. 

Así se desprende del estudio que, durante la Presidencia Pro Tempore de Colombia de la Comunidad Andina, realizaron el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) y la Secretaria General de la CAN.

El documento establece que se trata de sectores con ventajas comparativas importantes, con producción de bienes intermedios en las cuatro economías, que se complementan para agregar valor conjuntamente. Además, son actividades que mostraron alto nivel de resiliencia, pese a las difíciles circunstancias que ha atravesado la región.

En el caso de los alimentos procesados para animales, por ejemplo, se garantizó la oferta en momentos en los que no se tenía certeza sobre la disponibilidad de los mismos. El de cosméticos y productos de aseo complementó sus líneas de producción para hacer frente a la pandemia, mientras que el sector de desarrollo y servicios de software soportó las exigencias en los momentos de aislamiento que vivió la región.

Adicionalmente, el estudio evidencia también que las exportaciones de bienes e insumos de los sectores de alimentos para animales y cosméticos y productos de aseo, que venden los socios de ese bloque subregional al mundo, alcanzaron los US$2.000 millones. Estas actividades cuentan con demanda potencial en la región y también en Estados Unidos, Chile, Brasil, Turquía, China y Vietnam.

“Sin duda, este es un legado importante que deja Colombia y que sienta las bases para avanzar en acciones concretas que lleven al desarrollo y consolidación de estos esquemas de producción”, aseguró la viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, durante la presentación de los resultados de la consultoría.

“De hecho, la evidencia nos muestra que el incremento de la participación de esos esquemas globales ha generado aumento de los ingresos de nuestros países, los cuales se derivan de las ganancias en productividad”, añadió Valdivieso.

Recordó que el más reciente Reporte de Desarrollo Mundial de 2020, del Banco Mundial, estima que un aumento del 1 % en la participación en estas cadenas, generaría un incremento en los ingresos de los socios de más del 1 % y aportaría en la transformación estructural de los países en temas de productividad, atracción de inversión directa y aumento de la capacidad productiva de los países.

Igualmente, resaltó que las más beneficiadas con este sistema de producción identificado serán las micro, pequeñas y medianas empresas de la región. Ellas representan el 90 % del tejido empresarial de los cuatro países y generan el 60 % del empleo.
 
También le puede interesar:

Sector Comercio, Industria y Turismo comprometido con la reactivación económica segura


Colombia Compra Eficiente por medio del Decreto 4170 »

Compra y contratación pública

Aliados estratégicos

Chatbot