INVESTIGACIÓN ANTIDUMPING REALIZADA POR MEXÍCO A LAS IMPORTACIONES DE  VAJILLAS Y PIEZAS SULETAS DE CERAMICA, ORIGINARIAS DE  COLOMBIA, ECUADOR E INDONESIA.
 
Producto: Vajillas y piezas sueltas de cerámica
 
Subpartida Arancelaria:  6912.00.01
 
Peticionario: Cerámica Santa Anita de México
 
Recibo de conformidad investigación inicial: 19 septiembre de 2001
 
Fecha de apertura investigación inicial:  21 enero de 2002
 
Fecha determinación final: 16 de julio de 2003
 
Normas de Dumping Invocadas: Ley de Comercio Exterior de México y Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994.
 
Resumen de la investigación
 
El 19 de septiembre de 2001, la empresa Cerámica Santa Anita, S.A. de C.V con el apoyo de la Fábrica de Loza El Ánfora, S.A. de C.V., que representan el 66% y el 20% de la producción nacional, respectivamente, presentó a la Secretaría el inicio de una investigación antidumping en su modalidad de discriminación de precios y la aplicación del régimen de cuotas compensatorias sobre las importaciones de vajillas y piezas sueltas de vajillas de cerámica, originarias de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia.
 
Tratamiento arancelario
 
Los productos que se clasifican en la fracción arancelaria 6912.00.01 están sujetos a un impuesto ad valorem del 30 por ciento a partir del 1 de enero de 1999, cuando son originarios de países con los cuales los Estados Unidos Mexicanos no tienen suscritos acuerdos comerciales. Para los países con los cuales tienen suscritos tratados de libre comercio aplican aranceles que oscilan del 4.3 al 12 por ciento, según el país y están sujetos a desgravaciones temporales. Se encuentran exentas del pago de arancel las mercancías originarias de las repúblicas de Chile, Costa Rica, Bolivia y Nicaragua, así como las de Canadá.
 
Las importaciones que se clasifican en la fracción arancelaria 6912.00.01 no requieren permiso previo para su importación y la unidad de medida es kilogramos.
 
Daño y causalidad
 
La empresa Cerámica Santa Anita, manifestó lo siguiente:
 
Las importaciones acumuladas provenientes de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia aumentaron considerablemente en términos absolutos en relación con la producción nacional al comparar los volúmenes importados en el periodo propuesto para investigar julio de 2000 a junio de 2001 con el de julio de 1999 a junio de 2000, resultando un aumento de 4,020 toneladas con relación al periodo previo. Dicho incremento representó una tasa de crecimiento del 272 por ciento.
 
La participación creciente de las importaciones acumuladas en el total de importaciones pasó de 22 a 49 por ciento, en el periodo de julio de 1998 a junio de 1999 con respecto al periodo propuesto a investigación.
 
El precio medio de las importaciones acumuladas mostró una caída de 32 por ciento en comparación con el periodo julio de 1998 a junio de 1999.
 
El precio medio de las importaciones acumuladas se ubicó 41.7 por ciento por debajo del precio medio del resto de las importaciones, lo cual ha provocado una contención de precios de la producción nacional y la disminución de los precios reales, deflactando los precios unitarios de venta de Cerámica Santa Anita al mercado interno.
 
Los efectos de las importaciones acumuladas en la producción nacional se han reflejado en diversos indicadores económicos reduciéndose significativamente la capacidad instalada de 1999 al primer semestre de 2001, lo que se traduce en la pérdida del mercado por la competencia desleal.
 
La disminución de la producción y ventas internas de Cerámica Santa Anita, provocaron una drástica caída en el empleo y sus inventarios registraron un incremento considerable por el desplazamiento de las vajillas nacionales por las importadas.
 
La situación financiera de la empresa se ha deteriorado rápidamente como consecuencia de la disminución de la producción y ventas ocasionadas por la competencia desleal.
 
Para probar lo dicho presentó los siguientes medios de prueba:
 
  • Dos facturas de la empresa Locería Colombiana, S.A., de fechas 30 de octubre de 2000 y 4 de agosto de 2001.
 
  • Estadísticas económicas y financieras de la República de Colombia, obtenidas del Fondo Monetario Internacional.
 
  • Copia de una cotización del dólar de los Estados Unidos de América respecto al peso colombiano, obtenida del Banco La República de Colombia.
 
  • Copia de una cotización de flete terrestre desde Caldas a Cartagena en Colombia, de una empresa transportista.
 
  • Tasa de interés del Banco La República de Colombia, correspondiente a 1999, 2000 y el primer semestre de 2001.
 
  • Estadísticas elaboradas por la empresa Locería Colombiana, S.A., correspondientes a 1999, sobre capacidad de producción, producción real, facturación, salarios promedio, número de trabajadores y precios.
 
  • Cifras sobre su capacidad instalada de 1998 a 2001.
 
  • Indicadores del mercado nacional y de la empresa de los 36 meses que constituyen el periodo propuesto a análisis.
 
  • Estados financieros de 1998 a 2000 e información sobre el estado de costos de producción, ventas y utilidades de Cerámica Santa Anita.
 
Cerámica Santa Anita argumentó que la importación acumulada tuvo un sustancial incremento en términos absolutos al comparar los volúmenes importados en el periodo propuesto a investigación en relación tanto con el periodo de julio de 1998 a junio de 1999 como en el periodo de julio de 1999 a junio de 2000, de 903 y 272 por ciento, respectivamente. Este incremento se reflejó en una participación creciente de las importaciones acumuladas en el total importado, que pasaron del 22 por ciento en el periodo julio de 1998 a junio de 1999 al 49 por ciento en el periodo propuesto a investigación.
 
Dado que la unidad de medida de la fracción arancelaria 6912.00.01, es kilogramo, el peticionario aclaró que para convertir el kilogramo de vajillas importado a pieza, utilizó como factor de conversión el correspondiente al peso de un juego de 20 piezas, conocido como 20 piece set, que es el más comercial y tiene un peso de 8 kilos. Para convertir kilo importado a pieza, los kilos reportados se dividieron entre el factor 8 y el resultado se multiplicó por el factor 20. Asimismo, precisó que también se importan vajillas de 16, 18, 24, 30, 45 o de cualquier número de piezas, así como piezas sueltas de vajilla.
 
En este sentido, la Secretaría determinó aplicar de manera inicial al conjunto de importaciones el factor de conversión propuesto por el peticionario (1/8)*20, a fin de transformar el producto investigado a unidades en piezas. Una vez realizada dicha conversión la autoridad procedió a analizar el comportamiento de las importaciones.
 
La Secretaría observó que la participación de las importaciones investigadas en el total del producto importado, para el periodo julio 2000 a junio 2001, fue del 22, 14 y 13 por ciento para las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia, respectivamente, por lo que no se podría calificar como insignificante.
 
En términos absolutos las importaciones originarias de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia pasaron de 1.371.468 piezas del periodo julio de 1998 a junio de 1999 a 3.700.083 en el periodo de julio 1999 a junio 2000 y a 13.751.528 en el periodo propuesto a investigación. Las importaciones del resto de países pasaron de 4.810.160 a 12.635.893 y 14.347.255 piezas, respectivamente, para los mismos periodos.
 
La Secretaría determinó calcular la producción nacional a partir de la producción de Cerámica Santa Anita, es decir, a la información de dicha empresa se le agregó el 34 por ciento correspondiente al resto de los productores.
 
Con base en lo descrito en el punto anterior y con la finalidad de obtener el consumo nacional aparente, a la cifra de producción nacional obtenida se le sumaron las importaciones totales y se le restaron las exportaciones de Cerámica Santa Anita. Al respecto, es importante mencionar que se consideró el volumen exportado por el peticionario, en virtud de que éste manifestó ser la única empresa que exporta el producto similar al investigado.
 
Al analizar la participación de las importaciones en el consumo nacional aparente se observó que las importaciones de vajillas y piezas sueltas de vajilla de cerámica de los países investigados incrementaron su presencia en el mercado mexicano, ya que en el periodo julio de 1998 a junio de 1999 participaban con el 2 por ciento, para el siguiente periodo comparable aumentaron su presencia al situarse en 5 por ciento, con un incremento aún mayor en el periodo propuesto a investigación al llegar a representar el 17 por ciento del consumo nacional aparente. Este comportamiento equivale a un incremento de 15 puntos porcentuales de las importaciones de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia en el consumo nacional aparente durante el periodo analizado en su conjunto.
 
La autoridad observó que las importaciones de los países investigados que representaban el 3 por ciento de la producción nacional en el periodo de julio 1998 a junio 1999, incrementaron su participación al 6 y 25 por ciento en los dos periodos siguientes equivalentes. De esta forma, el incremento de la proporción de dichas importaciones para el periodo analizado fue equivalente a 22 puntos porcentuales.
 
Con base en lo señalado en los dos párrafos anteriores, la Secretaría determinó que en el periodo propuesto a investigación las importaciones de vajillas y piezas sueltas de vajilla de cerámica originarias de los tres países ya referidos, se incrementaron en términos absolutos, en relación con el consumo nacional aparente y con la producción nacional.
 
Efecto sobre los precios
 
El peticionario señaló que en el periodo propuesto a investigación el precio medio de las importaciones acumuladas mostró una caída de 32 por ciento en comparación con el periodo julio 1998 a junio 1999. Además, el precio medio de la importación acumulada se situó en 42 por ciento por debajo del precio medio del resto de las importaciones sin incluir a la República Popular de China. Este comportamiento decreciente de los precios medios explica el crecimiento acelerado de las importaciones acumuladas, pues a menor precio mayor volumen de importación a los Estados Unidos Mexicanos. Asimismo, los precios de importación investigados mostraron en el periodo investigado un precio de venta considerablemente inferior al precio promedio del producto nacional, en especial frente a los precios de Cerámica Santa Anita.
 
La Secretaría observó que en el periodo propuesto a investigación mientras que los precios de las importaciones de los países no investigados se incrementaron 21 por ciento, el precio promedio de las importaciones investigadas disminuyó 2 por ciento. Por ello, y tomando en consideración el comportamiento de los volúmenes importados, la Secretaría considera que existen indicios para suponer que el crecimiento de las importaciones originarias de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia se explica ya sea por la disminución en sus precios o por lo bajo que ingresaron al mercado nacional.
 
Por otra parte, la Secretaría analizó el comportamiento de los precios promedio ponderados LAB planta de las ventas del peticionario al mercado interno, en dólares de los Estados Unidos de América. A partir de esta información, se observó que en el periodo julio 1999 a junio 2000 con respecto a julio 1998 a junio 1999 el precio del peticionario aumentó 12 por ciento; sin embargo, la tasa se volvió negativa en el periodo siguiente, ya que registró una disminución del 4 por ciento en el periodo investigado con respecto al mismo periodo previo.
 
Con respecto al punto anterior se observó que en el periodo propuesto a investigación y el similar anterior, el precio promedio de exportación del producto investigado fue inferior en 29 y 31 por ciento, respectivamente, al precio que registró las ventas del producto nacional similar.
 
Dado que la República Popular de China fue uno de los principales abastecedores de vajillas al mercado mexicano en el periodo propuesto a investigación, la autoridad calculó el precio de importación de éstas vajillas. Al comparar el precio promedio ponderado de las importaciones chinas, se observó que en dicho periodo, éstas se ubicaron 5 por ciento por arriba de los precios de las vajillas de producción nacional, lo cual hace suponer que el efecto negativo en el precio promedio de la producción nacional no fue como consecuencia de estas mercancías.
 
Efectos sobre la producción nacional
 
Factores económicos
 
Cerámica Santa Anita argumentó que en comparación con las ventas internas y el consumo nacional aparente, las importaciones investigadas se incrementaron desde 1998, lo que ha ocasionado un doble efecto: una disminución absoluta de la producción y de las ventas internas en el periodo investigado en relación con los años previos, y una participación creciente de las importaciones en la demanda nacional.
La solicitante señaló que los efectos de las importaciones acumuladas se han materializado en los diversos indicadores económicos de la producción nacional como lo refiere a continuación. Por otra parte, la utilización de la capacidad instalada se ha reducido.
 
Cerámica Santa Anita manifestó que la disminución en su producción y ventas internas en el periodo propuesto a investigación, la obligaron a realizar un ajuste en la planta de trabajadores para afrontar la disminución de su actividad productiva, así como el impacto en sus resultados financieros. Argumentó que en junio de 2001, su número de trabajadores resultó ser el más bajo de los 36 meses del periodo analizado.
 
Cerámica Santa Anita señaló que otro impacto de las importaciones investigadas se presentó en los inventarios, los cuales en el periodo propuesto a investigación registraron un incremento respecto al mismo periodo anterior, no obstante la disminución del 6 por ciento observada en la producción de esta empresa. Asimismo, mencionó que la acumulación de inventarios se debió de manera importante al desplazamiento de sus vajillas en el mercado mexicano por las originarias de los países investigados.
 
Cerámica Santa Anita manifestó que el incremento de las importaciones originarias de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia en el periodo propuesto a investigación y la mayor participación de éstas en el mercado nacional, principalmente en tiendas de autoservicio, ocasionó una reducción en los niveles de producción de la industria nacional. Al respecto, indicó que en dicho periodo la producción nacional tuvo una caída del 14 por ciento.
 
Con base en la fórmula utilizada, la Secretaría observó que el consumo nacional aparente registró una tendencia creciente en el periodo analizado al registrar un incremento de 40 por ciento. En el periodo julio 1999 a junio 2000 con respecto al mismo periodo anterior se incrementó 25 por ciento, y en el periodo propuesto a investigación con respecto al mismo periodo previo el consumo nacional aparente se incrementó 12 por ciento.
 
En cuanto a la proporción de la producción nacional orientada al mercado interno con respecto al consumo nacional aparente, la misma muestra un comportamiento negativo a lo largo del periodo analizado julio 1998 a junio 2001, en tanto que registró una reducción global de 23 puntos porcentuales, al pasar del 90 al 78 por ciento en el periodo julio de 1998 -  junio de 1999 al periodo julio de 1999 - junio de 2000 y 66 por ciento en el periodo propuesto a investigación. Al respecto, la producción nacional orientada al mercado interno registró una caída del 5 por ciento en el periodo propuesto a investigación con respecto al mismo periodo anterior.
 
La tendencia creciente en el comportamiento del consumo nacional aparente contrasta con el comportamiento de las ventas al mercado interno del peticionario, ya que si bien se incrementaron a una tasa del 10 por ciento en el periodo julio 1999 a junio 2000 con respecto a julio 1998 a junio 1999, posteriormente se redujeron a una tasa del 9 por ciento en el periodo propuesto a investigación con respecto al mismo periodo anterior. Para el conjunto del periodo analizado, las ventas internas de la empresa solicitante disminuyeron en 0.5 por ciento, lo que contrasta con el crecimiento del consumo nacional aparente de 40 por ciento.
 
Las ventas al mercado interno del peticionario en proporción al consumo nacional aparente presentaron una trayectoria negativa ya que, de julio 1998 a junio 1999 y en los siguientes dos periodos pasaron, en comparación con julio de 1998 a junio de 2001, del 58 al 51 y 41 por ciento, respectivamente, lo cual equivale a una pérdida de 17 puntos porcentuales en el periodo analizado.
 
La reducción en las ventas al mercado externo e interno de la empresa solicitante ocasionó un incremento en los inventarios promedio, ya que en el periodo propuesto a investigación con respecto al mismo periodo anterior registraron un crecimiento del 54 por ciento, mientras que la producción de la empresa registró una caída del 6 por ciento en el mismo periodo. El comportamiento de estos indicadores en el periodo investigado fue contrario al observado en el periodo julio 1999 a junio 2000, ya que las ventas totales y la producción se incrementaron 7 por ciento ante una caída de los inventarios del 18 por ciento.
 
Por lo que respecta al empleo del peticionario, éste se incrementó en 6 por ciento en el periodo julio 1999 a junio 2000 con respecto al mismo periodo anterior, sin embargo, en el periodo propuesto a investigación el empleo se redujo 5 por ciento. Por lo que se refiere a los salarios, se observó que en el periodo propuesto a investigación se incrementaron en 16 por ciento con respecto al periodo anterior. Asimismo, la productividad en el mismo lapso disminuyó en 1 por ciento, ante un crecimiento de 1 por ciento en el periodo anterior.
 
En el periodo propuesto a investigación la solicitante registró una disminución en la utilización de la capacidad instalada en 6 puntos porcentuales, ante una caída similar en la producción y una capacidad instalada constante.
 
Con base en lo descrito anteriormente, se concluye que existen indicios suficientes para considerar que en el periodo comprendido de julio de 2000 a junio de 2001, la industria nacional de vajillas y piezas sueltas de vajilla de cerámica mostró una pérdida de participación en el mercado; así como una caída en los niveles de producción, ventas, empleo y utilización de la capacidad instalada, y un incremento en sus inventarios.
 
Indicadores financieros
 
A partir de los datos del estado de resultados de Cerámica Santa Anita, y del estado de costos, ventas y utilidades del producto similar, la autoridad investigadora calculó la participación porcentual de los ingresos por ventas totales de vajillas y piezas sueltas en los ingresos totales de dicha empresa, observando que en 1998 fue de 85 por ciento, y en los años 1999 y 2000 de 88 por ciento, por lo cual determinó inicialmente que el comportamiento de los ingresos por ventas del producto similar influye en forma importante en los resultados de la empresa solicitante.
 
Para la evaluación la autoridad investigadora consideró la información correspondiente a los estados financieros básicos auditados de los años 1998 a 2000 de Cerámica Santa Anita, el estado de costos, ventas y utilidades del producto similar de fabricación nacional para esos mismos años y para el periodo propuesto a investigación y sus dos previos comparables, así como los indicadores de valor y volumen del producto de la solicitante.
 
Utilidades y rentabilidad
 
A partir de los estados de resultados del peticionario, la autoridad investigadora observó que la utilidad bruta de la empresa en 1999 creció 1 por ciento con respecto a 1998, es decir, un incremento de un punto porcentual en el margen bruto, debido a que el costo de venta disminuyó cerca de 1½ por ciento, en tanto que el ingreso por ventas decreció ½ por ciento. Asimismo, para el año 2000 la utilidad bruta se redujo 6 por ciento, como reflejo de la baja de 10 por ciento en el ingreso por ventas aun cuando el costo de venta se redujo 12 por ciento; sin embargo, el margen bruto creció 1 punto porcentual para quedar en 34 por ciento, toda vez que la disminución en el costo de venta se reflejó en que dicho costo redujera un punto porcentual su participación porcentual en la estructura del costo.
 
Por lo que se refiere a la utilidad de operación de Cerámica Santa Anita, para el año 2000, la utilidad operativa registró una baja de 39 por ciento, como consecuencia de dos factores, primero, los ingresos por ventas disminuyeron 10 por ciento, y segundo, los gastos operativos crecieron 5 por ciento, factores por los cuales dichos gastos incrementaron en 4 puntos porcentuales su peso dentro de la estructura del costo, lo que fue parcialmente compensado por el comportamiento favorable del costo de venta, que como se señaló en el punto anterior, redujo dicha participación en un punto porcentual, por lo que el margen operativo se redujo en 3 puntos porcentuales al ubicarse en 6 por ciento en dicho año.
 
En cuanto al comportamiento de las utilidades del producto similar en el año 2000, la utilidad de operación de las vajillas y piezas sueltas se redujo 46 por ciento, debido a la baja de 10 por ciento en el ingreso por ventas, en tanto que los costos de venta y gastos de operación se redujeron 7 por ciento, es decir, una proporción menor que se reflejó en que dichos costos y gastos incrementaran su participación en la estructura del costo, ubicándolos en 57 y 38 por ciento, respectivamente, por lo que el margen de operación disminuyó en 3 puntos porcentuales.
 
Asimismo, la utilidad de operación del producto similar en el periodo julio 2000 a junio 2001 se contrajo 97 por ciento, en virtud de que los ingresos por ventas disminuyeron 20 por ciento, disminución que no fue compensada con la baja de 13 y 9 por ciento en costos de venta y gastos operativos.
 
Por otra parte, en 1999 el rendimiento sobre la inversión de Cerámica Santa Anita se contrajo 1½ puntos porcentuales al quedar en 8½ por ciento, lo que fue consecuencia directa del comportamiento del margen operativo de la empresa en dicho año. Para el año 2000, el rendimiento sobre la inversión de esta empresa disminuyó 2½ puntos porcentuales para ubicarse en 6 por ciento, debido a que el margen de operación de la misma se redujo 3 puntos porcentuales, lo que parcialmente se compensó con el alza en el índice de rotación de los activos que pasó de 0.97 en 1999 a 1.01 en el año 2000.
 
La contribución del producto similar al rendimiento sobre la inversión de Cerámica Santa Anita decreció un punto porcentual en 1999, quedando en 7½ por ciento, mientras que la contribución de los demás productos fabricados por la solicitante se mantuvo en el mismo nivel al alcanzar 1 por ciento. Para el año 2000 la contribución de las vajillas y piezas sueltas al rendimiento sobre la inversión cayó a 4½ por ciento, es decir, una baja de 3 puntos porcentuales, en tanto que los demás productos contribuyeron con 1½ por ciento, es decir, ½ punto porcentual más que en 1999.
 
Con base en lo descrito, la Secretaría concluyó de manera inicial que, el comportamiento adverso de las utilidades de operación que registró el producto similar en el periodo propuesto a investigación y en el año 2000, se reflejó en disminuciones en las utilidades de operación de la Cerámica Santa Anita, en los márgenes de operación de ésta y del producto similar, así como en el rendimiento sobre la inversión del peticionario y en la contribución del producto similar a dicho rendimiento.
 
Flujo de caja y capacidad para reunir capital
 
Cerámica Santa Anita señaló que como consecuencia de las importaciones originarias de las repúblicas de Colombia, Ecuador e Indonesia en el periodo propuesto a investigación, el flujo de caja de la empresa muestra un balance negativo, toda vez que las cuentas por cobrar se redujeron debido a la baja en las ventas en ese lapso.
 
Asimismo, Cerámica Santa Anita manifestó que los resultados observados en las razones de apalancamiento de corto plazo y de activos rápidos en el año 2000, se deben por una parte al incremento en los inventarios, y por otra, a la disminución de cuentas por cobrar.
 
Sobre el comportamiento del flujo de caja, la Secretaría observó a partir del estado de cambios en la situación financiera, que el flujo de caja operativo de Cerámica Santa Anita decreció 86 por ciento en 1999, como reflejo de dos factores: primero, que la utilidad neta antes de partidas extraordinarias de la empresa disminuyó 45 por ciento y, segundo, que los recursos generados vía capital de trabajo disminuyeron 144 por ciento con respecto al año anterior. Para el año 2000, el flujo de caja de operación se recupera en forma importante al crecer 181 por ciento, debido a la combinación del aumento de 129 por ciento en los recursos generados mediante el capital de trabajo y al crecimiento de 168 por ciento en la utilidad neta antes de partidas extraordinarias.