1. Investiga y sanciona de oficio o a petición de cualquier persona a los prestadores de servicios turísticos que operan sin la previa inscripción en el Registro Nacional de Turismo.
     
  2. Apoya a las alcaldías en sus funciones de vigilancia y control a los prestadores de servicios turísticos en el cumplimiento del requisito de inscripción en el Registro Nacional de Turismo.