• El Gobierno Colombiano invita a todas las empresas a que observen las Líneas Directrices, incluidas las PYMES.
    • Es importante que las PyMes sean conscientes de que cuando hacen parte de la cadena de suministro de una empresa multinacional, sus actividades pueden llevar a que se presente un caso de PNC por las actuaciones de la multinacional. Por ende, es importante que las PyMes se alineen con las buenas prácticas descritas en las Directrices.
    • Las Directrices no buscan establecer diferencias de trato entre unas y otras.
    • Las Directrices buscan que ambas recurran a las buenas prácticas empresariales en ellas contenidas.
    • En lo que respecta a su conducta y en lo que es relevante para las Directrices, las expectativas son idénticas tanto para las empresas multinacionales como para las domésticas.
  1. No es necesaria para efectos de las Directrices una definición precisa de empresa multinacional. Las Directrices entienden que habitualmente se trata de empresas u otras entidades establecidas en más de un país y relacionadas de tal modo que pueden coordinar sus actividades de diversas formas. Pueden ser de capital privado, público o mixto. Las Directrices se dirigen a todas las entidades pertenecientes a la empresa multinacional, incluyendo sociedades matrices y/o entidades locales. Se espera entonces que entre las diferentes entidades de una multinacional cooperen y se presten ayuda mutua para facilitar el cumplimiento de las Directrices.

  2. Las Directrices hacen parte de la Declaración de Inversión Extranjera y Empresas Multinacionales de la OCDE, la cual fue adoptada por Colombia el ocho (8) de diciembre de 2011.

  3. Las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales son recomendaciones dirigidas por los Gobiernos a las empresas multinacionales, con el fin de:

    • Garantizar que sus actividades se desarrollen en armonía con las políticas públicas.
    • Fortalecer la base de confianza mutua entre empresas y las sociedades en las que desarrollan su actividad.
    • Contribuir a mejorar el clima para la inversión extranjera.
    • Potenciar la contribución de las empresas multinacionales al desarrollo sostenible.

    Las Directrices enuncian principios y estándares voluntarios para promover una conducta empresarial responsable compatible con las legislaciones aplicables y las normas internacionalmente admitidas. El cumplimiento de las Directrices por parte de las empresas es voluntario y no es jurídicamente vinculante.