redes_facebookredes_instagramredes_twitter

Preguntas Frecuentes

A Lo Bien, capitaliza la Ley de Formalización y Generación de Empleo o Ley 1429, que fue expedida por el Congreso el 29 de diciembre de 2010, para generar incentivos a la formalización en las etapas iniciales de la creación de empresas con el fin de aumentar beneficios y disminuir los costos de formalizarse.

Desde la expedición de esta Ley el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo creó un equipo interdisciplinario de formalización para diseñar y ejecutar la estrategia ¡A Lo Bien! El fin primordial es incentivar la formalización de las empresas que hoy son informales, generar más empleos formales y mejorar los ingresos de los desempleados en desventaja y de pequeños empresarios además de dar a conocer los beneficios e incentivos que la Ley promueve.

A las micro, pequeñas y medianas empresas o empresarios y emprendedores colombianos no formalizados o que aún requieren de algunos trámites para legalizarse en aspectos laborales, tributarios de producto y empresariales.

Desde el 29 de diciembre de 2010 rige en el país la denominada Ley de Formalización y Generación de Empleo o Ley 1429, cuyo propósito es el de aumentar los beneficios y disminuir los costos de la formalidad empresarial y laboral.

Para acceder a estos beneficios, usted debe cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Tener activos totales no superiores a los 5,000 salarios mínimos mensuales legales vigentes.
  2. No tener más de 50 trabajadores.
  3. No estar en el régimen de prohibición que trata el artículo 48 de la Ley 1429 de 2010 y del artículo 7 del decreto 545 de 2011.
  4. Inscribirse en el registro mercantil de las cámaras de comercio a partir del 29 de diciembre de 2010 en adelante.
  5. Presentar las declaraciones tributarias que le correspondan.
  6. Cumplir con las obligaciones laborales y de seguridad social a las que haya lugar.
  7. Renovar anualmente la matrícula mercantil en las Cámaras de Comercio, para quienes ya están inscritos.

La Ley beneficia en general a todos los empresarios y trabajadores colombianos, pero ofrece beneficios puntuales a:

  • Trabajadores:
    • Menores de 28 años
    • Mujeres mayores de 40 años.
    • Personas en situación de desplazamiento.
    • Personas en proceso de reintegración.
    • Personas en condición de discapacidad.
    • Empleados que devenguen entre 1 y 1,5 SMMLV.
    • Personas cabezas de familia de los niveles 1 y 2 del SISBÉN.
  • Empresas:
    • Nuevas empresas que inicien su actividad de manera formal.
    • Micros, pequeñas y medianas empresas que venían operando informalmente y decidan formalizarse.

Los beneficios vigentes de la Ley 1429 de 2010 para la formalización empresarial son los siguientes:

  • Progresividad en el pago de impuesto sobre renta.
  • Exoneración de pago de la retención en la fuente.
  • Exoneración en el pago de la renta presuntiva.
  • Progresividad en el pago del impuesto de industria y comercio.
  • Definir si inicio como persona natural o sociedad.
  • Consultar el nombre o razón social.
  • Consultar la marca.
  • Consultar la actividad económica.
  • Consultar el uso de suelos.
  • Trámites ante la Cámara de Comercio.
  • Registro de libros ante la Cámara de Comercio.
  • Afiliar mi empresa y empleados al sistema de seguridad social en salud, pensiones y riesgos profesionales.
  • Aportes Parafiscales – Inscribir mi empresa a una Caja de Compensación Familiar.
  • Trámites Adicionales: Abrir Cuenta Bancaria; Registro Sanitario si es necesario; Visita del cuerpo de bomberos; Matrícula Sanitaria ate la Secretaría de Salud y Derechos por Ejecución Pública de Obras Musicales – SAYCO – ACINPRO si es necesario.
  1. Mi empresa está inscrita en el registro mercantil.
  2. Me he inscrito en el Registro Único Tributario – RUT y los registros de impuestos departamentales, locales o distritales.
  3. He registrado mi empresa y a mis trabajadores a una Administradora de Riesgos Profesionales.
  4. Registro mi empresa al Sistema de Seguridad Social en Salud y a una caja de compensación.
  5. Los trabajadores del negocio están afiliados al Sistema de Seguridad Social (Salud y Pensiones) y a una Caja de Compensación Familiar.
  6. Llevar la contabilidad de mi negocio según los lineamientos normativos.
  7. Pagar Impuestos.
  8. Cumplir con las normas relacionadas con la apertura y funcionamiento de establecimientos de comercio: SAYCO – ACINPRO, normas ambientales, de seguridad física, del uso de suelo, sanitarias y de salud.
  1. A inscribir en el registro mercantil todos los actos, libros y documentos respecto de los cuales la Ley exija esa formalidad (Artículo 28 Código de Comercio y demás normas complementarias).
  2. Llevar la contabilidad del negocio de acuerdo con lo señalado por la Ley (Artículo 19 Código de Comercio y demás normas complementarias)
  3. Conservar la correspondencia y documentos relacionados con la actividad empresarial, de acuerdo con lo señalado por la Ley (Artículo 19 Código de Comercio y demás normas complementarias)
  4. Abstenerse de ejecutar actos de competencia desleal (Artículo 19 Código de Comercio y demás normas complementarias)
  5. Cumplir oportunamente con las obligaciones formales y materiales relacionadas con impuestos nacionales, departamentales y locales.
  6. Cumplir oportunamente con la liquidación y pago de aportes parafiscales.
  7. Cumplir oportunamente con el pago de nómina y demás obligaciones surgidas de la relación laboral (Cesantías, vacaciones, licencias, etc.)
  8. Inscripción y pago oportuno a las entidades del sistema de seguridad social en salud, pensiones y riesgos profesionales.

Tener las autorizaciones necesarias por parte de la administración de impuestos, para realizar la facturación.

  1. Pongo en riesgo mi negocio y a mis empleados.
  2. Me expongo a responsabilizarme directamente por lo que pueda pasarle a mis empleados.
  3. Soy blanco de chantajes.
  4. No tengo oportunidades de participar en procesos de contratación pública y privada.
  5. No estoy seguro, ni tranquilo.
  6. Estoy expuesto a sanciones por parte de las autoridades.
  7. Estoy excluido de la comunidad empresarial.
  8. Vivo en conflicto con los otros comerciantes y con las autoridades.
  9. No accedo al Sistema Financiero y programas de cofinanciación del gobierno nacional.
  10. No accedo a oferta de capacitaciones, foros, ferias y otros espacios de fortalecimiento del negocio.
  11. Las dificultades de acceso al sistema financiero, el limitado mercado en el que pueden participar las empresas informales y las dificultades para desarrollar tecnología e innovación, ralentiza la productividad de las empresas y su crecimiento.
  12. Dificultad en el acceso al Sistema Judicial para trámites que permitan efectuar cobros de cartera, protección de nombre y marca, etc.

En el marco de esta Estrategia, se entenderá la ilegalidad como el “conjunto de actividades económicas que no se someten en forma total o parcial a las reglas de juego de las sociedades en que actúan” (Ikonicoff -1986)   o dicho de otra manera, a todas las actividades económicas que están fuera de la ley de manera total o parcial.

Por su parte, y de acuerdo con la Ley Anticontrabando (No. 1762 de 2015), el contrabando se entiende como “el hecho de introducir o extraer mercancías, al o desde el territorio colombiano, por lugares no habilitados de acuerdo con la normativa aduanera vigente. A su vez, ocultar, disimular o sustraer mercancías de la intervención y control aduanero, o ingresarlas a zona primaria definida en la normativa aduanera vigente sin el cumplimiento de las formalidades exigidas en la regulación aduanera”.

De manera general se puede afirmar que, el contrabando tiene propósitos, tales como, la evasión de los tributos aduaneros, evitar vistos buenos, prohibiciones o restricciones; y como consecuencia, impacta de manera negativa la sostenibilidad y competitividad de la economía nacional. Estas conductas constituyen delitos sancionados con prisión de 4 a 12 años y multa del 200% al 300% del valor aduanero de los bienes objeto del delito.

La formalización debe entenderse más que como una obligación de registro, como un medio de inclusión económica, ambiental y social de las empresas en los mercados, para que estas aumenten sus índices de productividad, accedan al sistema financiero y sean sostenibles. Se debe precisar que la formalización es un proceso, en el que se debe avanzar en el cumplimiento de disposiciones adicionales para el desarrollo de la actividad económica de las empresas.

En el caso de la formalización empresarial, se entenderá como el cumplimiento de las normas o trámites generales relacionados con la actividad económica de una unidad productiva. Estos trámites son: la inscripción en el registro mercantil, el registro único tributario (RUT), los registros municipales, llevar contabilidad y cumplir con las obligaciones tributarias.

Por su parte, la formalización de producto atañe al cumplimiento de las normas o requerimientos relacionadas con las características propias de cada bien o servicio antes del inicio de su comercialización, por ejemplo, el registro sanitario para alimentos, cosméticos y medicamentos, los certificados de buenas prácticas en manipulación de alimentos para restaurantes, certificaciones de calidad, reglamentos técnicos, etc.

En este punto, resulta importante diferenciar el contrabando de la informalidad empresarial y de producto, pues si bien las empresas informales no cumplen con todas las normas aplicables a la operación de su actividad, no ejercen actividades ilegales necesariamente; mientras que el contrabando es una conducta sancionada por la ley como un delito.

Finalmente, la competencia desleal está definida, según la Ley 256 de 1996 , como “todo acto o hecho que se realice en el mercado con fines concurrenciales, cuando resulte contrario a las sanas costumbres mercantiles, al principio de la buena fe comercial, a los usos honestos en materia industrial o comercial, o bien cuando esté encaminado a afectar o afecte la libertar de decisión del comprador o consumidor, o el funcionamiento concurrencial del mercado” .

 

  • FOMENTO DE LA FORMALIZACIÓN EMPRESARIAL Y DE PRODUCTO

La informalidad empresarial tiene efectos negativos sobre el nivel de competitividad de la economía debido a las distorsiones que crea en el mercado y los efectos sobre las mismas empresas, entre ellas:

  1. i) Un costo social en el mediano plazo, especialmente en el tema pensional, debido a la exclusión de los trabajadores al sistema de protección social;
  2. ii) Bajo recaudo tributario y la creación de una mayor carga sobre las empresas formales;

iii) Empresas con bajos niveles de productividad ;

  1. iv) Mercados caracterizados por información asimétrica en los que productos de mala calidad y que no cumplen las normas, compiten con los que sí las cumplen;
  2. v) Incumplimiento de los derechos de propiedad intelectual.

Como se mencionó previamente, esta estrategia se concentrará en el desarrollo de acciones que promuevan la formalización empresarial y la formalización de producto. Este tema es liderado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, sin perjuicio de las acciones que adelantan otras entidades, como las cámaras de comercio, autoridades tributarias nacionales y locales.

Cabe mencionar, que las líneas de acción de este pilar buscan contrarrestar las causas de la informalidad. Documentos técnicos como la Encuesta Nacional de Microestablecimientos, realizada anualmente por el DANE (última versión del 2015) y el estudio para definir y caracterizar la informalidad en 8 sectores seleccionados del Programa de Transformación Productiva – PTP (elaborado por la Universidad Sergio Arboleda en Diciembre de 2013); confirman que las principales causas de informalidad empresarial en el país son:

  1. Alto número de trámites que se exigen para ser formal.
  2. Desconocimiento de los trámites a realizar.
  3. Altos costos que implica la formalización empresarial, tanto directos (inscripción y renovación de la matricula mercantil), como derivados (pago de impuestos por ejemplo).

bot_visita

Calle 28 No. 13 A – 15 - Horarios
y días de atención al público: de lunes a viernes de 8:30 a. m. a 5:00 p. m.

Contáctenos - Línea de atención al usuario: 01 8000 958 283 - Bogotá - Colombia.

footer_logo